Enciclopedia de Apellidos Españoles

Escudo e historial de su apellido

  Realizar un pedido

Lista de Apellidos Catalanes

¿Quienes somos?/ Escribir

ZUBILLAGA

ZUBILLAGA ORIGEN Y SIGNIFICADO Podemos señalan que el apellido Zubillaga es un apellido de origen vasco-navarro. La documentación heráldica y genealógica disponible nos indica el citado origen. Además, la frecuencia del apellido en la actualidad en las poblaciones de su origen y entorno hace que se trate de un apellido con cierto grado de endogamia, es decir, de un apellido que se transmitió fundamentalmente en la zona geográfica de donde apareció. Muchos apellidos de origen vasconavarro se originan a partir de un topónimo que les dió nombre. En el caso del apellido Zubillaga tiene un origen toponímico: lugar del ayuntamiento de Oñate, Guipúzcoa. Anteriormente era costumbre muy frecuente adoptar el topónimo de la población como apellido de la descendencia familiar. ETIMOLOGÍA Etimológicamente el apellido tiene un equivalente en lengua euskera. La mayoría de la formas etimológicas de los apellidos vasconavarros tienen una procedencia que indica algún elemento geográfico: una posición geográfica o algún elemento natural (planta o elemento físico), abundante en la zona geográfica de donde apareció el apellido o topónimo. Según las obras etimológicas consultadas, la forma Zubillaga equivale en lengua euskera a "lugar de troncos". APELLIDOS DERIVADOS No todos los apellidos tienen formas derivadas. Algunos derivados lo son por errores en transcripciones registrales en algún momento dado de la historia. En otras ocasiones se trata de una adaptación ortográfica del apellido a la lengua euskera. Al producirse un cambio registral, la forma derivada se transmite de padres a hijos, estableciendo el origen de lo que podríamos llamar un nuevo apellido. En este caso, los escudos de armas coinciden generalmente con la forma primitiva. En el caso del apellido Zubillaga no hemos localizado derivados. EL SISTEMA FAMILIAR VASCONAVARRO Indicamos algunas de las características del sistema familiar vasconavarro, que difiere notablemente de las otras zonas de la Península Ibérica. El enraizamiento del apellido procedía del caserío (o solar) donde era habitado a lo largo de la historia por el linaje familiar. Era el caserío y no la persona que llevaba el apellido lo que determinaba hidalguía o nobleza. En Navarra, determinadas casas tenían derecho a voto en las Cortes. El caserío, entendido en sentido amplio (tierras, pastos, molinos, pastos, bosques, etc) vinculaba la familia con sus antepasados. Así, el sistema hereditario evitaba la disgregación del patrimonio y se establecía el sistema de heredero único (para no partir la propiedad). Todo el patrimonio era heredado por el hijo primogénito con una doble obligación: mantener íntegro el patrimonio en su posterior transmisión y comprometerse a acoger en el caserío a todos los miembros de unidad familiar en sentido amplio (hermanos, sobrinos, tíos, etc). Este sistema funcionaba en todo el País Vasco y Navarra a excepción de la Ribera del Ebro donde predominaba el sentimiento de pertenencia a un pueblo. ORIGEN Y EVOLUCIÓN DE LOS APELLIDOS VASCONAVARROS Los apellidos aparecen por la necesidad de distinguir a las personas de igual nombre. Al producirse un crecimiento demográfico, y para evitar confusiones en las transmisiones patrimoniales, se estableció la necesidad -que a partir del siglo XVII fue obligación- de tener apellidos. Los apellidos se establecían por varios sistemas: por el nombre personal del padre (apellidos patronímicos), por el oficio del padre u otras características o por la procedencia del linaje o de la casa solar (apellidos toponímicos). En Navarra y el País Vasco eran más frecuentes los apellidos toponímicos, mientras que en Castilla predominaban los patronímicos (como Fernández, Pérez o Rodríguez). En algunas zonas -especialmente en Álava y en algunas zonas de Navarra- se estableció un compuesto de patronímico más toponímico (por ejemplo López de Dicastillo o Martínez de Eulate). En el caso del apellido Zubillaga tiene un origen toponímico. LA NOBLEZA EN LOS LINAJES DE NAVARRA - PAÍS VASCO La mayoría de los apellidos de Navarra y el País Vasco no se consideran nobiliarios en sentido clásico. Sin embargo, una característica de estas zonas es el establecimiento de la llamada nobleza colectiva: los reyes, para premiar la ayuda y el esfuerzo militar de algunas poblaciones, otorgaron privilegios nobiliarios (el título de hidalguía) a todos los habitantes de dichas zonas. La hidalguía universal se estableció para toda la provincia de Guipúzcoa en el año 1463. También tuvo hidalguía universal toda la provincia de Vizcaya y parte de la provincia de Álava. En Navarra se estableció la hidalguía universal para los habitantes de los siguientes valles o poblaciones: comarca de Cinco Villas, Valle de Bertiz (1492), Valle de Baztán (1440), Valle de Aezcoa (1462), Valle de Salazar (1469), Valle del Roncal (1527), Valle de Lana (1665), Valle de Larraun (1397), y las poblaciones de Lumbier (1391), Aoiz (1424), Aezcoa (1462), Alli (1455), Iribas (1455), Gollano (1476), Errazkin (1507), Inza (1507) y Betelu (1507). La nobleza titulada o alta nobleza quedaba reducida a unas pocas familias (los 12 ricoshombres de Navarra o determinados linajes del País Vasco). PRUEBAS DE NOBLEZA DE LOS LINAJES DE ORIGEN VASCO - NAVARRO El procedimiento para probar la nobleza difería según si se trataba de la zona de Navarra o del País Vasco. El procedimiento de prueba era muy sencillo para la alta nobleza, sin embargo, para la baja nobleza o nobleza colectiva era necesaria la intervención de un tribunal que reconocía la hidalguía y otorgaba una ejecutoria para el demandante (la ejecutoria era un título de reconocimiento de hidalguía y de uso de escudo de armas). En las provincias de Guipúzcoa y Vizcaya se probaba la nobleza ante la justicia ordinaria o ante los alcaldes de las poblaciones; el procedimiento era sencillo pues estas provincias tenían reconocida la nobleza colectiva (normalmente sólo era necesario demostrar el origen familiar en cualquier población de las provincias de Guipúzcoa y Vizcaya). En Álava se probaba la nobleza ante la justicia de la Hermandad. En Navarra era el rey, a partir de la Real Corte de Navarra, quien emitía sentencias de nobleza. Todos los procedimientos de nobleza se establecieron ante este tribunal hasta el año 1834. Esto ha facilitado la centralización y la recuperación de la información. Por dicho motivo, en la actualidad, la Diputación de Navarra puede ofrecer información sobre las sentencias de nobleza emitidas por la Real Corte. Los tribunales de la Corte de Navarra se encargaban de decidir los pleitos de nobleza a petición propia o a petición de la persona que solicitaba su reconocimiento ante dicha corte. Los reyes de armas, vinculados a las Cortes establecían el registro en los libros de armas. Cabe señalar que tanto en Navarra como en el resto del Estado Español se abolieron los privilegios de nobleza, por ley, durante los primeros años del siglo XIX, después de la Cortes de Cádiz. ARMAS Fernando González-Doria señala las armas del apellido, aunque también se encuentran en otras publicaciones de temas heráldicos. Se citan en su obra "Diccionario heráldico y nobiliario de los reinos de España", en la página 801. Las armas de apellido Zubillaga son las siguientes: en campo de sinople, un puente de oro, de tres arcos, sobre ondas de agua de azur y plata; bordura de plata, con ocho jabalíes de sable. TOPONIMIA No todos los apellidos proceden de topónimos, aunque muchos de ellos tienen topónimos relacionados. En el caso del apellido Zubillaga hemos localizado dos topónimos: un lugar en el municipio de Oñate y un lugar en el municipio de Lantaron (Álava). EL APELLIDO EN ESPAÑA La extensión del apellido Zubillaga en tierras españolas se puede establecer de forma estadística a partir de dados de censos electorales e informaciones proporcionadas por las guías telefónicas. Estudios heráldicos posee un estudio estadístico de frecuencia de los diversos apellidos españoles, con un margen de error global no superior al 10%. Así, según consta en nuestros estudios, existen en todo el Estado Español unas 1.500 personas que se llaman Zubillaga de primer apellido, siendo Euskadi la comunidad autónoma donde el apellido es más frecuente. EN APELLIDO EN EL PAÍS VASCO En el País Vasco existen en la actualidad unas 800 personas que se apellidan Zubillaga (de primer apellido) localizándose en las siguientes poblaciones: Ondarribia, Hernani, Irún, Rentería, Tolosa y Ordicia. EL APELLIDO EN EL MUNDO La extensión del apellido en diversas tierras de América Latina se produjo ya desde los primeros momentos. La mayoría de los apellidos de América Latina tienen un origen hispano, estableciéndose en diferentes momentos de fuertes migraciones hacia América Latina. El apellido Zubillaga está totalmente enraizado en aquellos lugares. Se puede establecer la incidencia del apellido en los Estados Unidos de América a partir de un programa informático que señala todos los números telefónicos existentes. Así, según el citado programa, hay unas 50 personas que se apellidan Zubillaga y que poseen número telefónico en Estados Unidos de América. BIBLIOGRAFIA Indicamos libros básicos de heráldica donde se puede encontrar información sobre el apellido y sobre nociones concretas de genealogía y heráldica. Indicamos como libros básicos el de Fernando González-Doria, Diccionario heráldico y nobiliario de los reinos de España (Editorial Bitacora), el Libro de Armería del Reino de Navarra y la enciclopedia Linajes de Navarra, de reciente aparición. Además destacamos los siguientes libros: -Blasones de Armas y Linajes de España, de Diego Urbina. -Enciclopedia heráldica y genealógica hispano-americana, de Alberto y Arturo García Carraffa. -Nobiliario de los reinos y señoríos de España, de Francisco Piferrer. -Blasones, de Juan Francisco de Hita. -Estudios de Heráldica Vasca, de Juan Carlos de Guerra. -Nobiliario de Aragón, de Pedro Vitales. -Nobiliario, de Jerónimo de Villa. -El Solar Catalan, Valenciano y Balear, de A. y A. García Carraffa con la colaboración de Armando de Fluvià y Escorsa de la "Sociedad Catalana de Estudios Históricos". -Nobiliario de Navarra, de Francisco Javier Pérez de Rada.